Cómo prevenir y contener rabietas - Euroamerican College

Cómo prevenir y contener rabietas

Los niños recién nacidos se comunican con sus padres a través del llanto. Pero cuando ya han aprendido a hablar, alrededor de los 2 o 3 años, y surgen las “rabietas” o “pataletas”, muchas veces es signo de que están cansados, con sueño, hambre o enfadados porque se les impide terminar un juego o actividad interesante. Es importante que los padres establezcan rutinas y reconozcan las  señales que dan sus hijos, para anticiparse al desencadenamiento de las temidas “rabietas”.

 

Prevenir:

  1. Satisfacer sus necesidades básicas a tiempo. Tener rutinas para dormir, comer, descansar en un horario regular ayuda al niño a desarrollar hábitos ordenados y evita que los padres tengan que lidiar con los berrinches.
  2. Mantener la conexión afectiva. Los límites se establecen con amabilidad y firmeza a la vez, sin ser permisivos ni autoritarios. “Conexión antes que corrección”.
  3. Crear un “espacio propio” en casa. Un espacio alternativo decorado al gusto del niño, que escoge libremente para estar solo, sentirse bien, calmarse, relajarse, dibujar, escuchar música o llevar su juguete preferido.
  4. Hablar en positivo. Las palabras dejan huellas, es mejor hablar con amabilidad y siempre de manera afirmativa, optimista y confiando en las posibilidades del niño.

 

Contener:

  1. Mantener la calma. Ante las primeras rabietas, lo mejor es conservar nuestro equilibrio emocional para no responder en espejo a la rabieta del niño. Hacerle ver que somos conscientes de su enfado e intentar calmarlo o distraerlo. Si esto no funciona, no insistir, no ceder, ignorar la pataleta y darle su espacio para que se tranquilice.
  2. Evitar que se haga daño. Si la rabieta va en aumento y el niño empieza a ponerse agresivo, intenta dañarse o lastimar a otros, es necesario contenerlo en brazos respirando tranquilamente y decirle: “Todos podemos enojarnos, pero sin hacer daño”.
  3. Dialogar con el niño cuando esté tranquilo. Es necesario ayudar al niño a comprender sus emociones poniendo en palabras lo que ocurrió.
  4. No comentar con otros sobre el niño cuando él esté presente. Si divulgamos lo mal que se comporta nuestro hijo, reforzará la conducta negativa porque sabe que así nos tiene pendientes de él y de esta manera aprenderá a “controlarnos”.

 

 

Gloria Gurmendi

Psicóloga Euroamerican College / C.Ps.P. Nº 0625

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
WhatsApp chat