Tips para padres de familia

Educar siempre es un reto para los padres. Como todos sabemos, cada ser humano es único e irrepetible.

El temperamento es congénito y esto se hace evidente a través de algunos signos que muestra el recién nacido como el nivel de actividad, la reacción ante estímulos nuevos o desagradables, la respuesta a estímulos sociales y el ánimo positivo o negativo. Sin embargo, es tarea de los padres educar el carácter, proporcionando los valores y estableciendo rutinas y límites claros.  También el proceso de socialización en el colegio permite a los niños desarrollar una mayor autorregulación. Hay niños que son más impetuosos y otros que son más tímidos. En ambos casos los padres tienen que trabajar ayudándolos a desarrollar las características del polo opuesto a las de su inclinación “natural”, a fin de lograr un desarrollo armonioso.

Es necesario ayudar a los niños a expresar sus propios deseos y derechos de una manera amable, directa y adecuada, logrando defender sus puntos de vista pero con respeto y sin avasallar los derechos de los otros. Los padres son los primeros modelos a seguir.

TIPS PARA PADRES DE NIÑOS IMPETUOSOS

  • Háblele en voz baja y despacio.
  • Tenga paciencia y comprensión con el ritmo propio de su hijo/a, ayúdelo a regularse.
  • Enséñele la diferencia entre hablar con respeto y gritar o insultar.
  • Enséñele a moverse con cuidado, sin golpear o empujar a los demás
  • Establezca límites claros, siendo firme pero amoroso a la vez.
  • Enséñele a tener cuidado con sus materiales y los de sus compañeros.
  • Felicítelo cuando muestre actitudes y valores que ustedes desean inculcarle.
  • Enséñele la diferencia entre agresividad y asertividad.
  • Practiquen la relajación en familia.

TIPS PARA PADRES DE NIÑOS TÍMIDOS

  • Escúchelo atentamente cuando le hable.
  • Organice tertulias familiares y enséñele a hablar con voz clara y firme.
  • Enséñele a establecer contacto visual cuando hable con alguien.
  • Evite hacer por su hijo/a lo que ya es capaz de hacer por sí mismo/a.
  • Celebre sus iniciativas.
  • Fomente su autonomía.
  • Encárguele pequeñas responsabilidades.
  • Practique rol playing con su hijo/a enseñándole a resolver situaciones sociales que no sepa afrontar.
  • Potencie su autoestima.
  • Muéstrele su apoyo y comprensión, pero no actúe por él.
  • Enséñele la diferencia entre pasividad y asertividad.

“¡Educa a tu hijo/a para que sea asertivo, no pasivo ni agresivo!”

Gloria E. Gurmendi
Psychologist Coordinator

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *