Por qué es importante desarrollar la empatía - Euroamerican College

Por qué es importante desarrollar la empatía

Empatía es una habilidad cuyo significado no siempre es fácil de entender, pero que todos debemos conocer y desarrollar. Es la habilidad de ponerse en el lugar de otro y no sólo sentir o percibir las emociones que esa persona está experimentando, sino también comprender al otro aunque sus perspectivas sean diferentes a las nuestras.
Según Daniel Goleman, autor del libro “Inteligencia Emocional”, la empatía representa la base para todas las demás competencias sociales. Goleman señala que si no tenemos empatía y capacidad de relacionarnos con efectividad, de nada sirve poseer un alto coeficiente intelectual, ya que el desempeño cognitivo sólo representa el 20% de los factores de éxito en la vida de una persona, mientras que el 80% restante depende de otras habilidades como regular los propios estados de ánimo, perseverar a pesar de las frustraciones, controlar los impulsos y diferir las gratificaciones, empatizar y confiar en los demás.
Los investigadores han señalado que la empatía se aprende desde temprana edad. Los primeros signos de empatía se observan desde el primer año de vida. En esta etapa el niño no es capaz de percibir a los demás como individuos separados de sí mismo, por lo que puede confundirse y sentir que lo que le sucede a los otros, le está pasando a él. Esto se aprecia por ejemplo cuando el bebé que oye llorar a otros niños empieza a llorar también, reaccionando como “en espejo” o por imitación o contagio emocional.
A medida que se va superando la etapa de egocentrismo infantil, alrededor de los 3 a 4 años, el niño empieza a tomar conciencia de que los sentimientos que experimenta la otra persona son distintos a los suyos. Así por ejemplo vemos niños de esta edad capaces de consolar al otro cuando lo ven triste.
El periodo final del desarrollo de la empatía permite llegar a un nivel en el que reaccionamos más ante la condición vital del otro que ante una situación circunstancial o inmediata. En esta etapa somos capaces de comprender perspectivas ajenas o muy diferentes a las nuestras y por lo tanto exige una mayor capacidad de autorregulación emocional.
La empatía es una habilidad que nos abre a perspectivas “más humanas” porque inhibe la conducta agresiva y da pie a sentimientos altruistas como la compasión, gratitud, solidaridad, tolerancia. La empatía se desarrolla conjuntamente con la conducta prosocial y moral, a través del proceso de socialización, mediante la identificación con los adultos significativos responsables de la transmisión de normas sociales y valores. Fomentemos pues la empatía entre nuestros hijos y estudiantes.

Gloria E. Gurmendi, C.Ps.P 625
Psychologist Coordinator

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
WhatsApp chat